El comienzo de una nueva era. La Copa del Rey pone rumbo a su cambio