La Roma sigue con el mal de ojo