Watford: el método Quique