El Sadar, a un partido de ser historia