Enrique Martín, el primero en pagar el pato