Terremoto de emociones en el Carlos Belmonte