Gainza, un capitán de leyenda