Álex Felip, la cara y la cruz