Crónica Leganés-Eibar: el pozo se hace más hondo