Maxi Gómez, el nuevo matador