Previa Leganés – Eibar: partido de vida o muerte