Un marcador sin movimiento en el Heliodoro