La Juve compró el arma, pero se olvidó de las balas