Desencanto para los oscenses en el Fernando Torres