Lautaro, una promesa de 111 kilos