Mendilibar-Eibar, el matrimonio perfecto.