Previa: Espanyol — Getafe, la última bala de los pericos