Un Girona con las pilas renovadas