La ‘cantera grogueta’ a pleno rendimiento