Pablo Chavarría, ¿la alternativa a Poveda?