Nàstic – Olot, una batalla para seguir vivos en la Copa del Rey