¿Cómo acabará la Real?