Nàstic-Hércules, un duelo para alejarse de la zona de peligro