La salida de Garay más cerca que nunca