¿Y con Piatek qué hacemos?