Dani García, el escudero de Garitano