El Nàstic planta cara al Zaragoza pero le pesa mucho los goles encajados en propia