Análisis del CD Badajoz, rival de la SD Eibar