El “efecto Garitano” pone en jaque a los más veteranos del equipo