Joao, la espera se está haciendo larga