Llega Reinier y sale… ¿Odriozola?