El Eibar no quiere más bajas.