La Federación Francesa de Fútbol no le cierra las puertas a Zidane.