Valencia – FC Barcelona, la efectividad vence a la posesión