El Liverpool y el “Efecto Klopp”