¿Será Córdoba el desembarco de Piovaccari?