CD Mirandés – Sevilla FC, el matador de primera