OPINIÓN | Tres son necesarios, pero cuatro son multitud