La salvación pasa por las botas de Óscar