David Silva, una leyenda que puede regresar