Braithwaite: “Nadie entrena más que yo”