Los récords que tiene a tiro el Liverpool