Banega, ¿leyenda sevillista?