Dries Mertens, el goleador napolitano