Allan Saint-Maximin, un revolucionario con estilo