Gasperini, una carrera con altibajos