Capoué, en punto muerto