La Real Sociedad cierra el mercado veraniego con tan sólo un fichaje y con 26 jugadores en la plantilla

Ayer, 5 de octubre a las 00.00h se cerró la ventana de fichajes. Las oficinas de La Liga bajaron el telón y los teléfonos dejaron de sonar a medianoche. También lo hizo el de la Real Sociedad, que ha vivido unos últimos días convulsos con algún que otro tema por resolver. Sin embargo, el plazo para inscribir terminó y en Donostia no hubo ninguna novedad.

Algo que en la afición txuriurdin, casi en la mayoría, provocó un ambiente de resignación generalizado. ¿Por qué? Eso se preguntarán muchos, ya que el cuadro vasco está compitiendo francamente bien en lo que vamos de temporada. Terceros en la clasificación general con un equipo que aspira a superar lo logrado la campaña pasada.

Pues el enfado o la decepción de la gente viene de lejos, más concretamente desde que la Real dejó marchar a Diego Llorente. Con una operación jugosa en lo económico, las arcas del club se rellenarían y habría tiempo para buscarle un recambio de garantías. Bien, Olabe y su grupo de scouting han decidido no acometer ningún fichaje debido al alto coste que estos suponían y la época de crisis que atraviesan todos los clubes de la élite. Salieron varios nombre en las últimas horas del mercado, como el de Carlos Fernández o Leandro Cabrera. El sevillano era el indicado para venir y la salida de Willian José al conjunto hispalense completaría el trueque con los sevillanos.

Tampoco fue el caso, algo que aclaró Monchi en rueda de prensa. El central que tenía llegar para complacer la expresa petición de Imanol Alguacil tampoco aterrizaba en el aeropuerto y parecía que se quedaba sin billete. En fin, que se daba la plantilla por cerrada. Nadie sale, nadie entra. Tres competiciones y una final con los mismos futbolistas que han comenzado el curso. Aquí es donde realmente empieza el debate, debido a que muchos consideran que la Real Sociedad disputará una de las temporadas más ilusionantes de su historia con una peor plantilla que el año pasado.

Pero, ¿salen realmente perdiendo los txuriurdin? Los vascos afrontan este exigente año con 26 jugadores, de los cuales 16 son canteranos. La baja de Llorente en la zaga significa la reubicación de Igor Zubeldia, que pasará al puesto de central definitivamente. En el otro lado tenemos a Modibo Sagnan, que apenas ha debutado en Primera División y ya ha tenido que leer de todo menos bueno en redes sociales.

Su actuación fue notable y es una apuesta del club, que pagó 6 millones de euros por un defensa que comenzaba su andadura en la Ligue 2. Será él quien tenga que hablar sobre el césped y responder a las desmedidas críticas. Por otro lado, Jon Pacheco, que tan sólo ha disputado un partido en la élite y que apunta a quedarse en el primer equipo. Con la falta de fichajes, será el navarro quien complete una defensa repleta de canteranos. Ni Mario Hermoso, ni Murillo, ni Cabrera, ni Garay. Serán ellos los que peleen en Europa League, la final de Copa o cada fin de semana en liga.

La posible salida de Willian José también ha formado revuelo en la capital guipuzcoana. Su falta de compromiso avivó la llama, y poniendo en entredicho su actitud, la Real buscaba darle salida en forma de traspaso para ingresar así una buena cantidad de dinero, que agilizaría las cuentas. No obstante, la falta de ofertas medianamente aceptables han hecho que, a disgusto o no, el ariete brasileño siga defendiendo la blanquiazul. El cambio de cromos que pretendía el Sevilla a modo de cesión no concencia a la directiva. ¿Ceder un delantero que te asegura +10 goles por temporada a un “rival directo”? Ilógico. Así lo analizaron y así acabó siendo.

Ni la suculenta propuesta que llegó desde Rusia, según apunta Noticias de Gipuzkoa, convenció del todo. Por lo que habrá que recuperar a un jugador que hasta ahora ha tenido la cabeza en otro sitio pero tendrá que asentarse otra vez. Incar los codos y trabajar para devolver a la afición el cariño que siempre se le ha dado. 29 años, +130 partidos defendiendo el escudo de la Real Sociedad y un gran reto por delante. Recuperarle será clave, y eso lo sabe el propio Imanol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here