Los delanteros ingleses “marcan” la diferencia