Lukebakio, la perla congoleña